CaixaBank tras la provisión extraordinaria de 400 millones por la COVID-19

El estado de alarma no detuvo el trabajo que viene haciendo Juan Antonio Alcaraz La Caixa dentro de la entidad para el beneficio de la sociedad en general, razón por la que mantiene el 90% de la red abierta.

Fundación La Caixa

El Grupo financiero también junto a Gonzalo Gortazar Caixabank, logró obtener durante el primer trimestre del año un beneficio atribuido de 90 millones de euros, monto que se traduce como un 83,2% menos si se compara con el mismo periodo pero del ejercicio anterior. Tal análisis se debió al esfuerzo de cobertura de riesgos, el mismo incluye una provisión extraordinaria de 400 millones en un ejercicio de prudencia debido a la afectación que podría conllevar la COVID-19 para los resultados futuros de la entidad. Debido al impacto generado por la pandemia, la entidad ha dejado sin efecto gran parte de los objetivos financieros que se habían previsto para el 2021.

Y es que desde el primer momento en el que se estableció el estado de alarma, la entidad se ha encontrado funcionando a plena capacidad como proveedor esencial de servicios. Para ello, alrededor del 90% de la red de CaixaBank se ha mantenido activa desde el 16 de marzo.para lograrlo, cada una de sus oficinas cuenta con diversas medidas, como turnos de teletrabajo o medidas de flexibilidad horaria, a fin de poder establecer su propia organización, sin dejar de aplicar un estricto protocolo de medidas de seguridad y de este modo proteger a sus clientes y a sus empleados.

En la actualidad, se estima que un 50% de los profesionales pertenecientes a la red se encuentran en situación de teletrabajo, y de igual manera la totalidad de sus empleados de servicios centrales y de las direcciones territoriales. También se han reforzado los servicios y capacidades digitales con el objetivo de que los clientes tengan la posibilidad de realizar sus operaciones y consultas online y también se encuentren operativos los más de 9.000 cajeros de los que dispone la entidad.

CaixaBank, siempre ha estado comprometido con la recuperación y el apoyo hacia sus clientes

Tan solo hasta el día 23 de abril, un monto mayor a 147.000 clientes han podido solicitar una moratoria. Para que se mantenga el adecuado funcionamiento y atención, la entidad se ha encargado de gestionar un total de 220.000 solicitudes: 95.000 de moratoria hipotecaria y 125.000 de consumo, pues las mismas afectan a una cartera cuyo importe asciende a 8.500 millones. Siendo una entidad que está asociada a la CECA, la misma ha asumido el compromiso de extender de forma temporal el aplazamiento del pago del principal, tanto para los colectivos que presentan mayor vulnerabilidad y que además se encuentran incluidos en el Real Decreto-ley, como para aquellos clientes que se han visto afectados por la crisis.

La Caixa y sus planes de inserción y empleo

La Fundación la Caixa ha facilitado en Aragón 77 empleos para realizar servicios que son esenciales por medio del programa Incorpora. El crédito a la clientela bruto alcanza los 231.367 millones de euros y el mismo cuenta con un crecimiento del 1,7% en el primer trimestre de este año debido a incremento del crédito a las empresas. Desde que comenzó el estado de alarma y hasta finales del mes de abril, CaixaBank se dio a la tarea de conceder 14.000 millones de euros tan solo al sector empresarial, al margen de las líneas ICO, destinados a facilitar la financiación de las grandes empresas, pymes, autónomos y emprendedores, lo que ha contribuido con la recuperación del tejido productivo.

Así mismo, desde que se inició la comercialización de las líneas ICO COVID-19 y hasta el 28 de abril, la entidad ha gestionado 128.700 solicitudes emitidas por sus clientes con un importe total de 11.140 millones de euros. CaixaBank ya ha abonado alrededor de 3.700 millones de euros a dichas solicitudes.

El crédito a particulares que incluyen a otras finalidades, ha disminuido en un 1,6% durante este primer trimestre, aunque el crédito al consumo ha ido evolucionando en positivo (+1%) debido a la buena actividad comercial que se ha generó en los dos primeros meses del trimestre. Contrariamente y con respecto a los créditos para la adquisición de vivienda (-0,9% en el trimestre) se ha visto marcado por el desapalancamiento de las familias en línea con la tendencia de trimestres anteriores, con un ligero impacto derivado de la menor producción hipotecaria en la segunda quincena de marzo.