La forma de alcanzar una economía familiar saludable

Así como se seleccionan las mejores semillas feminizadas de marihuana para alcanzar la mejor cosecha, el presupuesto es quizás uno de los pilares fundamentales de un adecuado equilibrio en el hogar, sustentado en una buena administración. Enfocados en una economía saludable, la familia tiene la posibilidad de sembrar los cimientos del presente y de su futuro, siendo esta la razón por la que todos sus integrantes deben asumir la responsabilidad de involucrarse.

Es importante tener presente que las finanzas ejercen una gran influencia en una gran mayoría de los aspectos que involucran nuestra vida, y obviamente a la familia.  Una administración adecuada del dinero permite cubrir todas esas necesidades que suelen considerarse básicas en cualquier grupo familiar, y con ello evitar cualquier conflicto económico, maximizando los ingresos y de esta manera ahorrando para su futuro. 

Consejos para lograr una economía familiar saludable 

  1. Mantener una buena comunicación financiera: Las parejas deben mantener bien clara la comunicación cuando se trata de aspectos económicos, con la finalidad de  establecer las distintas metas en común para el futuro. Así mismo, se debe involucrar a los hijos en tal proceso rompiendo el tabú en el que se encuentra envuelto e involucrarlos por medio de la educación en cuanto al manejo de los temas económicos desde pequeños. La idea primordial es hablar siempre claro cuando se trate de finanzas, sin ocultar los gastos.
  2. Diseñar un presupuesto familiar ajustado a las necesidades: Para iniciar esta etapa, la pareja debe definir su presupuesto para luego darlo a conocer al resto de la familia. En dicho presupuesto debe incluirse tanto ingresos como gastos para saber de cuanto se dispone cada mes. Con ello se usa eficientemente el dinero e incluso se estima un fondo de emergencias. 
  3. Pensar en el ahorro: En él se estima el fondo de emergencias, para viajes o para la futura educación de los hijos, es por ello que resulta tan relevante que se involucre dentro de la economía familiar. 
  4. Usar de manera adecuada las tarjetas de crédito: en este aspecto se debe tomar en consideración que dos integrantes de la familia deben contar con tarjetas, uno con la principal y otro con la extensión de la misma, con el fin de controlar los gastos y los pagos. 
  5. Manejar un calendario familiar: su finalidad es que cada uno conozca los deberes de los demás integrantes de la familia, así como sus objetivos y metas. Además de las fechas en las que se realizan los pagos de las tarjetas, los colegios, el mercado y hasta los servicios. 
  6. No se deben dejar de un lado las precauciones: Contar con una visión precavida ayuda a mantener un equilibrio dentro de la economía familiar, en donde se debe planificar y prever los gastos futuros. En este punto también deben ser tomados en consideración la reducción de gastos como el agua, la electricidad, entre otros.
  7. Mantenerse lejos de la dependencia económica: sin lugar a dudas ello resulta lo más sano, ya que contar con nuestro propio dinero nos evita todo tipo de problemas, incluso con la pareja y los hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *